Datos nutricionales y beneficios para la salud del queso azul

      La comida mohosa no suele estar en el menú, a menos que le guste el queso azul. Si bien debe tirar el pan mohoso, el queso azul se hace con moho y es lo que le da al queso sus venas azules, su sabor audaz y su olor acre.

      Se cree que se originó en una cueva en Roquefort, Francia, el queso azul está disponible en un puñado de variedades que incluyen gorgonzola, stilton y cambozola. Las venas azules características del queso azul se desarrollan a partir de la bacteria Penicillium Roqueforti que crecen dentro de pequeños pinchazos creados en la parte superior de las barras de queso al comienzo del proceso de maduración del queso.

      Aunque el queso azul suele tener un alto contenido de sodio, es rico en proteínas lácteas, grasas dietéticas y vitaminas y minerales esenciales, como calcio, fósforo, potasio, zinc y vitamina A. Lo que hace que cada variedad sea diferente es el tipo de leche utilizada, el duración de la maduración, y el resultado textura y sabor.

      Datos nutricionales del queso azul

      El USDA proporciona la información nutricional de una porción de 1 onza (28 gramos) de queso azul.

      • Calorías: 100
      • Gordo: 8,1g
      • Sodio: 326 mg
      • Carbohidratos: 0,7 g
      • Fibra: 0g
      • Azúcares: 0g
      • Proteína: 6,1g
      • Calcio: 150mg
      • Zinc: 0,8 mg
      • vitamina a: 56,2 mcg
      • Vitamina B12: 0,3 mcg

      Carbohidratos

      El queso azul tiene menos de 1 gramo de carbohidratos por porción de 1 onza (28 gramos).

      Grasas

      Una porción de 1 onza (28 gramos) de queso azul tiene 8,1 gramos de grasa, lo que constituye el 72 % de las calorías que se encuentran en el queso azul. De esos 8,1 gramos, 5,3 gramos son ácidos grasos saturados y 2,2 gramos son ácidos grasos monoinsaturados. Aunque el queso azul es más rico en grasas saturadas que en grasas saludables, aún proporciona una buena porción de grasas no saturadas que protegen el corazón.

      Proteína

      La proteína que se encuentra en el queso azul proviene de los lácteos y constituye el 24 % del total de calorías en una porción de 1 onza (28 gramos). La mayoría de los quesos azules se elaboran con leche de vaca entera.

      Las proteínas que se encuentran en la leche de vaca son proteínas lácteas e incluyen suero y caseína. Durante el proceso de elaboración del queso, el suero se elimina mientras que la caseína permanece en el queso. La caseína es una proteína de digestión lenta ideal para largos períodos sin comer como durante un ayuno nocturno.

      Vitaminas y minerales

      El queso azul es una excelente fuente de las vitaminas y minerales esenciales calcio, fósforo, potasio, sodio y vitamina A. Una porción de 1 onza (28 gramos) de queso azul proporciona el 10 % de la cantidad diaria recomendada (RDA) de calcio, 13% de la dosis diaria recomendada de fósforo, 2% de la dosis diaria recomendada de potasio, 14% de la dosis diaria recomendada de sodio y 29% de la dosis diaria recomendada de vitamina A.

      calorías

      Una porción de 1 onza (28 gramos) de queso azul tiene 100 calorías. Las calorías se componen de grasas y proteínas dietéticas. La grasa dietética representa el 72% de las calorías totales, mientras que las proteínas representan el 24% de las calorías. Las calorías restantes provienen de la porción insignificante de carbohidratos.

      Beneficios de la salud

      Los beneficios para la salud del queso azul provienen del contenido de proteínas, grasas, vitaminas y minerales que conforman el perfil nutricional del queso. Aquí hay una descripción general de los beneficios potenciales para la salud del queso azul.

      Puede proporcionar una fuente de proteína de calidad

      La mayoría de las personas no alcanzan sus necesidades diarias de proteínas, y es especialmente difícil para quienes siguen una dieta basada en plantas. Una porción de queso azul es una excelente fuente de proteína láctea y proporciona 6 gramos de proteína por onza.

      El contenido de proteína del queso azul es la caseína de proteína de leche, que es una proteína completa y contiene los nueve aminoácidos esenciales. Los aminoácidos esenciales son necesarios para el crecimiento y el equilibrio de nitrógeno, mientras que la falta de aminoácidos esenciales en la dieta puede provocar formas graves de desnutrición.

      Puede ayudar con la absorción de vitaminas

      Las vitaminas A, D, E y K son liposolubles y son mejores si se consumen con alimentos ricos en grasas. Las vitaminas liposolubles se transportan a través del torrente sanguíneo a través de los ácidos grasos.

      La falta de grasas en su dieta podría resultar en una absorción ineficiente de vitaminas liposolubles y una deficiencia de vitaminas. El contenido de grasa en el queso azul ayudará con la absorción de las vitaminas liposolubles que contiene, así como los alimentos que se comen con él.

      Puede ayudar con el control del peso

      No muchas personas asocian el queso con el control del peso. Pero la mayoría de los quesos, incluido el queso azul, son ricos en calcio, un mineral que se ha demostrado que ayuda a reducir el peso corporal.

      Una revisión de la investigación sobre la ingesta de calcio en humanos ha revelado que la ingesta de calcio en la dieta está asociada con la pérdida de peso, aunque aún no se ha determinado el mecanismo de acción.

      Puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular

      Aunque la mayoría de las personas asocian los alimentos con un mayor contenido de grasa con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, se cree que la investigación sobre la «paradoja francesa», y específicamente sobre la ingesta de queso moldeado, muestra lo contrario.

      Queso azul y su moho Penicillium Roqueforti está demostrando tener poderosos efectos antiinflamatorios, así como la capacidad de controlar la presión arterial y prevenir la acumulación de colesterol.

      Puede apoyar la salud ósea

      Los productos lácteos, incluido el queso azul, son conocidos por su contenido de calcio. Como mineral esencial, el calcio es responsable de la densidad y la fuerza de los huesos. Si no obtiene suficiente calcio, el cuerpo tomará calcio de los huesos, debilitándolos y haciéndolos más susceptibles a las fracturas. El queso azul contiene el 10% de sus necesidades diarias de calcio.

      Sin embargo, tenga en cuenta que el calcio no se absorbe fácilmente sin la vitamina D. Debido a que el queso azul contiene menos del 1 % de la ingesta diaria recomendada de vitamina D, es posible que desee combinarlo con alimentos ricos en vitamina D como champiñones, huevos, salmón o atún enlatado.

      alergias

      La cantidad de lactosa en el queso azul es lo suficientemente baja como para considerarse sin lactosa. Este hecho es una buena noticia si eres intolerante a la lactosa. Además, el queso azul no contiene gluten de forma natural, lo que lo convierte en una buena opción para cualquier persona que siga una dieta sin gluten, como las personas con celiaquía o sensibilidad al gluten. Por supuesto, aún debe leer la etiqueta de los alimentos para asegurarse de que sea seguro para su consumo.

      Dicho esto, si tiene alergia a los lácteos, debe evitar el queso azul y otros productos lácteos a menos que pueda encontrar opciones sin lácteos. Si cree que puede ser alérgico a la leche, hable con un proveedor de atención médica. Pueden evaluar sus síntomas y realizar pruebas para determinar si tiene una alergia alimentaria.

      Efectos adversos

      Debido a que el queso azul tiene un alto contenido de sodio, las personas con presión arterial alta o con una dieta baja en sodio deben tener esto en cuenta. Puede buscar una opción baja en sodio o consumir este queso teniendo en cuenta que su ingesta diaria total de sodio debe ser inferior a 1500 a 2000 miligramos por día.

      Asimismo, el queso azul es alto en potasio y fósforo. Si tiene una enfermedad renal, consulte a un especialista en riñones antes de comer alimentos ricos en potasio y fósforo.

      Variedades

      Hay varias variedades de queso azul que incluyen gorgonzola, doble crema azul, roquefort, stilton y azul danés tradicional. Cada variedad varía de suave a audaz, así como de cremosa a dura.

      El queso azul también está disponible bajo contenido de grasa y sodio. El contenido nutricional del queso azul cambiará según el tipo de leche utilizada y si se eliminó la grasa. El queso azul bajo en grasa tiene 80 calorías por onza (28 gramos) y 5 gramos de grasa.

      Almacenamiento y Seguridad Alimentaria

      Envuelva bien el queso azul después de abrirlo con papel encerado, luego con una envoltura de plástico y colóquelo en el refrigerador. Si se almacena correctamente, el queso azul durará hasta 1 o 2 meses. Si aparece moho en un bloque sólido de queso azul, simplemente córtelo y cómalo si lo desea.

      Si aparece moho en cualquier lugar dentro de un paquete de queso azul en rodajas o desmenuzado, debe desecharse. El queso azul se puede almacenar en el congelador para prolongar la vida útil envolviéndolo en papel de aluminio resistente. Lo mejor es descongelar el queso azul congelado en el refrigerador.

      atletismosanblas Fit utiliza solo fuentes de alta calidad, incluidos estudios revisados ​​por pares, para respaldar los hechos dentro de nuestros artículos. Lea nuestro proceso editorial para obtener más información sobre cómo verificamos los hechos y mantenemos nuestro contenido preciso, confiable y digno de confianza.

      1. USDA, Centro de Datos de Alimentos. Queso, azul.

      2. Haug A, Høstmark AT, Harstad OM. La leche bovina en la nutrición humana: una revisión. Lípidos Salud Dis. 2007;6(1):25. doi:10.1186/1476-511X-6-25

      3. Biblioteca Nacional de Medicina de EE. Bioquímica, aminoácidos esenciales..

      4. Academia Nacional de Ciencias. Vitaminas solubles en grasa.

      5. Zhang F, Ye J, Zhu X, et al. Efectos contra la obesidad del calcio en la dieta: la evidencia y los posibles mecanismos. IJMS. 2019;20(12):3072. doi:10.3390/ijms20123072

      6. Petyaev IM, Bashmakov YK. ¿Podría ser el queso la pieza que falta en el rompecabezas de la paradoja francesa?? Hipótesis Médicas. 2012;79(6):746-749. doi:10.1016/j.mehy.2012.08.018

      7. Vannucci L, Fossi C, Quattrini S, Guasti L, Pampaloni B, Gronchi G, Giusti F, Romagnoli C, Cianferotti L, Marcucci G, Brandi ML. Ingesta de calcio en la salud ósea: un enfoque en las aguas minerales ricas en calcio. Nutrientes. 2018; 10(12):1930. doi:10.3390/nu10121930

      8. Del Piano, M., Tari, R. y Carmagnola, S. Contenido de lactosa en queso gorgonzola típico italiano: un estudio piloto. nutrafoods 11: 63–67 (2012). doi:10.1007/s13749-012-0020-4


      Por Shoshana Pritzker RD, CDN, CSSD, CISSN

      Shoshana Pritzker RD, CDN es dietista deportiva y pediátrica, propietaria de Nutrition by Shoshana y autora de «Carb Cycling for Weight Loss». Shoshana recibió su licenciatura en dietética y nutrición de la Universidad Internacional de Florida. Ha estado escribiendo y creando contenido en el espacio de salud, nutrición y fitness durante más de 15 años y aparece regularmente en Oxygen Magazine, JennyCraig.com y más.

      4.4/5 - (353 votos)

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *